¿Eres una marca/empresa?

Ser una influencer es una ventana a cientos de miles de personas que te conocen, que están pendiente de lo que haces, que siguen tus proyectos profesionales y tu vida privada. Personas que de algún modo sienten admiración por ti y eso te otorga un gran poder. Tienes a tu alcance la posibilidad de comunicar un mensaje que cale en muchísima gente. Y eso es maravilloso. En It-Management creemos que sería maravilloso que todas las influencers se hicieran responsables de ese poder para transformar el mundo en un lugar mejor. Como decía el tío de Peter Parker (Spyderman), un gran poder conlleva una gran responsabilidad.

Pocas cosas resultan tan hermosas y satisfactorias como ser una inspiración para los demás. En It-Management creemos que tú eres muy importante por tu capacidad de inspirar el cambio en el ciudadano de a pie. Tú puedes transmitir la idea de que es fundamental implicarse en construir un mundo más amable para las mujeres, libre de violencia de género, de acoso sexual y de abusos. Y lo puedes hacer mientras desarrollas tu profesión.

Seguramente ya tienes un manager o una agencia que te gestiona todas las cuestiones relacionadas con tu imagen, la publicidad, las marcas, etc. Eso no es ningún problema para colaborar con nosotros. De hecho, tu manager o tu agencia de representación figurará en tu ficha si decides sumarte a nosotros en nuestra causa. Tu gente puede seguir analizando las propuestas laborales que te lleguen a través nuestro y asesorándote respecto de ellas. Y no asumes ningún compromiso de ningún tipo con nosotros.

Es simple, el trabajo que desarrollamos sirve para financiar la defensa judicial y extrajudicial de mujeres víctimas de violencia de género y/o delitos contra la libertad sexual, así como para combatir las anomalías de nuestro sistema judicial. En la medida en que participes en trabajos gestionados por It-Management, estarás poniendo tu granito de arena para que mujeres a las que les han destrozado la vida, obtengan a través de nuestra Fundación un pedacito de justicia y reparación. ¿No es maravilloso?